• Nación

Salma cautiva en el Festival de Cannes

  • E-consulta
“Estoy muy orgullosa de mis raíces porque me hacen lo que soy”, aseguró Hayek

La actriz mexicana Salma Hayek se presentó este jueves en la edición 68 del Festival de Cine de Cannes, en la que acudió a la presentación de la cinta en la que da vida a una reina, Il racconto dei racconto. Durante su paso por la alfombra roja, Hayek no perdió la oportunidad de convivir con los periodistas con quienes se tomo una selfie pese a las restricciones de los responsables del certamen.

“Estoy muy orgullosa de mis raíces porque me hacen lo que soy”, aseguró Hayek durante la conferencia de prensa que ofreció en el certamen,  para quien su hogar está donde está su familia, y ahora es París, donde vive con su marido, el empresario francés François-Henri Pinault, y su hija Valentina.

La mexicana aseguró que siente amor por todos los lugares que de han formado parte de su vida. “Estoy muy agradecida de ser de dónde soy, pero también lo estoy por la oportunidad de conocer otras culturas y de representar a otras mujeres en el cine”, además agregó con una sonrisa: “También me haría feliz interpretar a un hombre”.

Con un ajustado vestido negro con visibles flores rojas y cabello suelto de forma natural, Hayek se hizo la dueña de la rueda de prensa de presentación de Il racconto dei racconti, una cinta de los cuentos clásicos del napolitano Giambattista Basile, dirigida por el italiano Matteo Garrone.

Esta cinta cuenta con la participación de Vincent Cassel, Toby Jones, John C. Reilly,  Bebe Cave, entre otros, en la que la mexicana interpreta a una reina capaz de llegar a cualquier sacrificio primero por tener un hijo y luego por protegerle.

Un “conflicto que muchas mujeres pueden entender”, explicó la actriz durante su intervención en la que aseguró haber entendido muy bien su personaje desde el primer momento.

Aunque fue un proyecto “complejo y difícil”, como explicó Hayek, porque Garrone nunca parecía satisfecho con las escenas y por la dura caracterización necesaria para encarnar su personaje, “me sentí satisfecha”.

Salma contó sobre la interminable escena en la que la reina persigue a su hijo por un laberinto en el jardín, en el que arrastra un espectacular y voluminoso vestido rojo. “Estaba exhausta”, aseguró Hayek, antes de contar una anécdota que hizo reír a todos los asistentes a la rueda de prensa.

“Después de ocho ó nueve horas de rodaje estaba sudando, y había que saltar, pero mi traje me lo impidió. Y Garrone gritó: ¡que alguien la suba!. Fue humillante, tres hombres me subieron y mientras Massimo gritaba: ¡el vestido, el vestido! y Matteo: ¡la luz!”, reveló la actriz.

Una película “desafiante, fascinante, valiosa y emocionante”, en palabras de la protagonista de filmes como Frida, que destacó la minuciosidad del trabajo de Garrone y lo inesperado de sus decisiones en el camino que debía tomar la narración. En la que debió comer un corazón, situación, “que me dio mucho asco”.

Derrochando simpatía con los periodistas, la actriz se quedó tras la rueda de prensa para firmar autógrafos, proclamar, en español, que se siente “feliz y emocionada” de estar en Cannes, y posar para cualquiera que quisiera hacerla una foto.

Hasta que, de repente, y sin bajarse del estrado en el que estaban situadas las mesas dijo: “¡Un selfie, vamos a hacernos un selfie!”. Y con el móvil que le dio una de sus asistentes, se dio la vuelta, y se situó delante de los periodistas para inmortalizar el momento, pese a las recomendaciones del delegado general de Cannes, Thierry Fremaux, de no hacerlo.

La Crónica de Hoy: http://ow.ly/MZNhc