• Veracruz

Roberto duerme con miedo, su casa podría irse a un socavón en el puerto

  • Ángel Cortés Romero
Las fuertes lluvias que se han registrado en los últimos días, dejaron graves afectaciones en la vivieda de Roberto

Roberto Hernández López duerme con la angustia de que su vivienda colapse debido a un socavón que se formó en una de las esquinas de la casa por las lluvias que se registraron el pasado sábado 17 de septiembre en el puerto de Veracruz.

El socavón fue rellenado provisionalmente con piedra y grava por personal del ayuntamiento de Veracruz, sin embargo, el adulto mayor teme que la casa se caiga si vuelve a llover de la misma manera que el pasado fin de semana.

“La casa se le pudo haber caído encima y él no se dio cuenta, ahí iba a quedar enterrado también”, dice su hija Eva Hernández Soberano.

La vivienda de Roberto, quien vive solo a sus 70 años, se ubica en la esquina de las calles Hules y Emiliano Zapata, en la manzana seis de la colonia Vicente Lombardo Toledano, habitada por familias de escasos recursos en la zona norte del puerto de Veracruz.

Eran las 04:00 de la mañana del domingo 18 de septiembre cuando los vecinos de Roberto escucharon cómo la lluvia deslavó la tierra que sostenía la esquina derecha de la parta trasera de su casa, que da a la calle Hules. El hombre no escuchó nada, pues toma medicamentos para dormir.

Ninguno de los vecinos le avisó a Eva ni a su hermana Reyna, quienes viven en dos casas distintas, pero cercanas a la de su padre. A la mañana siguiente, su esposo vio que alguien recogía el cable de un poste que se encontraba al pie de la casa del afectado.

“Mi marido vio eso y se vino a asomar, me va a hablar y me dice ‘oye, ya le hablé a tu papá y no despierta, hay gente ahí porque se cayó la barba y la casa está en el voladero”, narra Eva.

En vídeos que usuarios publicaron en Facebook se observa que, a un costado de la vivienda de Roberto, sobre la calle Hules, se formó un socavón que dejó vulnerable la estructura del inmueble. De la madrugada del sábado 17 a la mañana del domingo 18 de septiembre, las lluvias rompieron la banqueta, una barda de dos metros de altura, de piedra y ladrillo, y el registro del drenaje. Por dentro, la casa se encuentra intacta.

Roberto se dio cuenta del socavón a las 9:00 de la mañana del pasado domingo 18 de septiembre. El hombre suele levantarse a esa hora, cuando se le pasa el efecto de las pastillas que lo ayudan a dormir. Desde entonces el ala derecha de su vivienda está descubierta y no puede usar el baño debido a que se quedó sin drenaje.

El impacto por el estado en el que vio su casa lo afectó durante casi todo el domingo. El hombre, quien sufre de presión baja y dolores en los huesos, se mantuvo encerrado pese al riesgo de que su inmueble colapsara. 

“A fuerzas lo mandé a dormir allá porque no quería salir de acá”, comenta Eva, su hija mayor.

Aunque personal de la dirección de Protección Civil le recomendó que evacuara su vivienda, el adulto mayor continúa durmiendo en el lugar debido a que teme que ladrones se metan a robarle sus objetos. Según su hija Eva, la colonia Lombardo Toledano es insegura, pues sus habitantes son víctimas constantes de robos en casa/habitación.

El temor de Roberto continúa a dos días del socavón, que fue cubierto sólo con grava. El hombre cree que otra lluvia de la magnitud del pasado fin de semana podría remover el material. Se acuesta pensando en que su casa podría colapsar, hasta que se queda dormido por el efecto de las pastillas que toma.

LLUVIAS PRIMERO ROMPIERON BANQUETAS

Los daños que las lluvias causaron al pie de la casa de Roberto comenzaron desde el pasado viernes 16 de septiembre. Para ese entonces se registraron lluvias fuertes de forma simultánea que causaron anegamientos e inundaciones en varios municipios del estado de Veracruz.

El torrencial que se forma desde la calle Emiliano Zapata bajó hasta la calle Hules rompiendo el espacio de la banqueta que se encuentra pegada a la casa del adulto mayor. Según el afectado, alrededor de formaron huecos debido a la intensidad de la corriente.

La familia de Roberto reportó el incidente al ayuntamiento de Veracruz, que sólo habría mandado a personal con una camioneta con escombros que fueron colocados en la esquina de la calle Hules la tarde del sábado 17 de septiembre con la intención de que el agua se desviara hacia la calle Emiliano Zapata.

“El viernes para amanecer sábado, el agua primero se comió la banqueta y después fue la barda, el muro de piedra que habían hecho ahí”, indica Roberto.

Aunque las hijas de Roberto pidieron el apoyo del ayuntamiento de Veracruz, el personal de la dirección de Obras Públicas les habría comunicado que podrían atender el problema hasta el lunes 19 de septiembre. Así lo hicieron pese a que las lluvias terminaron de socavar la tierra y poner en riesgo la construcción.

Según Roberto, el socavón que puso en riesgo su casa se formó debido a una pavimentación inconclusa que la administración municipal dejó hace cuatro años en la calle Hules. El pavimento termina justo antes del lugar donde el agua causó daños; el resto de la calle es un camino de grava. 

La pavimentación inconclusa habría causado que la corriente formada de las lluvias se estancara directamente sobre la banqueta que se encuentra a un costado de la vivienda del afectado. Para que el agua no siga teniendo la misma dirección, familiares de Roberto bloquearon la entrada de la calle con un tope para que la corriente se desvíe si llueve en los próximos días.

De acuerdo con el afectado, el ayuntamiento de Veracruz pagará la rehabilitación del registro de drenaje de su casa, sin embargo, el personal le aseguró que construirá el muro de contención hasta el próximo año. Para Roberto, es de suma importancia que la barda sea construida a la brevedad, pues el ingreso a su vivienda está expuesto.

ROBERTO, VIUDO QUE SOBREVIVE DE LA PENSIÓN DEL BIENESTAR

Roberto Hernández López quedó viudo hace cinco años, cuando su esposa Inés Soberano murió a causa de complicaciones por la diabetes que padecía. Vive solo en su casa de la colonia Lombardo Toledano, en donde también radican sus hijas Eva y Reyna.

Además, tiene otros dos hijos, Juan Carlos y María de los Ángeles. Entre los cuatro lo apoyan desde que dejó de trabajar criando marranos y vendiendo leche. Pese a sus padecimientos y edad, Roberto sale de su casa en una moto, para distraerse.

El hombre también recibe un apoyo bimestral de dos mil 500 pesos de la Pensión Universal para Personas Adultas Mayores que entrega el gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador. 

Roberto sabe que las afectaciones por las lluvias le dejarán gastos si el ayuntamiento no le responde. Se dice “tristón”, pero preparado con la pensión que recibe y el apoyo de sus cuatro hijos.

 

ys