• Municipios

Vuelca tráiler en la Puebla-Orizaba: rapiñan botellas de agua

  • Analuz Medina
A pesar de que el chofer del tráiler necesitaba ayuda, los rapiñeros, en cambio, robaron cajas de agua de la unidad

Orizaba, Veracruz.-  Tras volcarse e incendiarse un tráiler cargado de cajas de agua embotellada sobre la autopista Orizaba-Puebla por la mañana de este martes 14 de mayo, múltiples personas cometieron actos de rapiña al robarse las cajas de agua embotellada. 

Los hechos ocurrieron alrededor de las 08:30 horas cuando en la recta conbocida como Balastrera en el kilómetro 263, a la altura de la Laguna de Nogales, Veracruz, cuando el operador perdió el control y chocó contra una camioneta.

En el vehículo particular viajaban dos mujeres y un hombres quienes fueron alcanzados por el tráiler de color blanco, el cual remolcaba una caja seca con cajas de botellas de agua.

Tras el impacto, la camioneta se detuvo varios metros adelante; mientras que el tráiler volcó y en cuestión de minutos se incendió. La unidad tipo Van presentó varias afectaciones debido a la colisión. El operador del tráiler se dio a la fuga después de quedar atrapado en la cabina de la pesada unidad. 

Cabe destacar que minutos después del accidente, al lugar llegaron diversas personas quienes comenzaron a robarse la mercancía con el objetivo de cargar con el mayor número de rejas de botellas de agua purificada, antes de que fueran alcanzadas por el fuego.

Sin embargo, los rapiñeros fueron frenados por elementos de la Guardia Nacional quienes evitaron el robo. Hubo quienes pidieron el auxilio al número de emergencias 911, por lo que, más tarde llegaron al lugar paramédicos de Caminos y Puentes Federales (Capufe) para brindar los primeros auxilios a los ocupantes de la camioneta, ya que resultaron con algunas lesiones que no ponen en riesgo su vida. Mientras que los bomberos de Nogales sofocaron las llamas en la unidad de carga.

Por esta razón, la carretera de peaje permaneció cerrada por más de dos horas hasta que un agente de la Guardia Nacional realizó la inspección del incidente y envió los automotores a un corralón para el deslinde de responsabilidades.