• Congreso

Reformas al IVM, propone diputada Ana Ledezma

  • E-consulta
Este martes expuso que la igualdad de oportunidades para las mujeres no garantiza la igualdad de resultados.

En Veracruz hay avances legislativos sobre la equidad de género, pero resulta urgente la igualdad sustantiva, a fin de que las mujeres tengan el mismo trato y oportunidades, para el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y sus libertades fundamentales, aseguró la diputada local Ana Cristina Ledezma López.

Durante la exposición de motivos que este día hizo, sobre la Iniciativa para reformar, adicionar y derogar diversas disposiciones de la Ley del Instituto Veracruzano de las Mujeres, Ledezma López dijo que “En Acción Nacional creemos que la persona humana debe ser el centro de atención del Estado. Garantizar su bienestar, su desarrollo integral y el respeto a su integridad física y emocional, deben ser principios de nuestro trabajo legislativo y en ese marco de máxima protección de los derechos humanos, se inscribe la legislación con perspectiva de género.”

Aseguró que aún cuando hay un marco legal en la entidad para la materia, hace falta pasar de las medidas compensatorias a los resultados tangibles, a fin de garantizar la igualdad real; que es a la que cualquier sociedad democrática debe aspirar.

“Compañeras diputadas y diputados, es urgente pasar de la igualdad legal, a la igualdad real. La igualdad de oportunidades no garantiza la igualdad de resultados, ya que esta última  tiene por objetivo que las personas puedan gozar y ejercer sus derechos, para lo cual es necesario eliminar cualquier distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que pueda anular el goce y ejercicio de esos derechos.”

La iniciativa busca fortalecer al Instituto Veracruzano de las Mujeres, reforzando sus atribuciones, propone  modificaciones relativas a los requisitos que debe cubrir quien aspire a ocupar la Dirección del Instituto y la Secretaria Ejecutiva, reorganiza la vinculación del Instituto Veracruzano de las Mujeres con los tres poderes y los organismos autónomos, para incorporar en esos ámbitos la perspectiva de género, así como replantear las funciones de coordinación municipal que debe realizar el Instituto, con la finalidad de fortalecer y acompañar a los Ayuntamientos en su tarea de incorporar la perspectiva de género en sus respectivos territorios.